viernes, 27 de marzo de 2009

A PROPÓSITO DE LA ARGUMENTACIÓN

La Argumentación puede estar enfocada hacia escritos investigativos, las cartas (epistolares), los ensayos, los informes, las reseñas, los cometarios, artículos de fondo,... De acuerdo con el diccionario un ARGUMENTO es un razonamiento mediante el cual se intenta probar o refutar una tesis, al convencer a otro de la verdad o falsedad de la misma. (Demostración y falsación). El argumento es un razonamiento que pretende probar una determinada proposición o tesis. Puede estar fundamentado de varias maneras, y para que sea un argumento correcto, esta fundamentación debe ser adecuada y suficiente.[1]
Anthony Weston[2] propone que «dar un argumento» significa ofre­cer un conjunto de razones o de pruebas en apoyo de una conclusión. Para él, un argumento no es simple­mente una opinión, tampoco se trata simplemente de una disputa. Los argumentos son in­tentos de apoyar ciertas opiniones con razones. En este sentido, los argumentos no sólo son útiles, son, en efecto, esenciales.
De tal suerte que, proponer un argumento es esencial, en primer lugar, porque es una manera de tratar de informarse acerca de qué opiniones son mejores que otras. No todos los puntos de vista son iguales. Algunas conclusiones pueden apoyarse en buenas razones, otras tienen un sustento mucho más débil. Pero a menudo, desconocemos cuál es cuál. Entonces, tenemos que dar argumentos en favor de las diferentes conclusiones y luego valorarlos para consi­derar cuán fuertes son realmente.
En este sentido, un argumento es un medio para indagar. Algunos filósofos y activistas han argüido, por ejemplo, que la «industria de la cría» de animales para producir carne causa inmensos sufrimientos a los animales, y es, por lo tanto, injustificada e inmoral. ¿Tienen razón? Usted no puede decidirlo consultando sus prejuicios, ya que están involucradas muchas cuestiones. ¿Tenemos obligaciones morales hacia otras especies, por ejemplo, o sólo el sufrimiento hu­mano es realmente malo? ¿En qué medida podemos vivir bien los seres humanos sin comer carne? Algu­nos vegetarianos han vivido hasta edades muy avan­zadas, ¿muestra esto que las dietas vegetarianas son más saludables? ¿O es un dato irrelevante conside­rando que algunos no vegetarianos también han vi­vido hasta edades muy avanzadas? (Usted puede rea­lizar algún progreso preguntando si un porcentaje más alto de vegetarianos vive más años.) ¿O es que las personas más sanas tienden a ser vegetarianas, o a la inversa? Todas estas preguntas necesitan ser consi­deradas cuidadosamente, y las respuestas no son cla­ras de antemano.
Igualmente, para Weston argumentar es importante también por otra razón. Una vez que hemos llegado a una conclusión bien sustentada en razones, la explicamos y la defendemos mediante argumentos. Un buen argumento no es una mera reiteración de las conclusiones. En su lugar, ofrece razones y pruebas, de tal manera que otras per­sonas puedan formarse sus propias opiniones por sí mismas. Si usted llega a la convicción de que está claro que debemos cambiar la manera de criar y de usar a los animales, por ejemplo, debe usar argumen­tos para explicar cómo llegó a su conclusión, de ese modo convencerá a otros. Ofrezca las razones y prue­bas que a usted le convenzan. No es un error tener opiniones. El error es no tener nada más.
A. TIPOS DE ARGUMENTACIÓN[3] Es posible que utilicemos en nuestros escritos la definición, la explicación, la comparación, la analogía, contraposición, la ejemplificación, la concatenación y la sustentación para argumentar; a continuación se presenta una breve definición de cada uno de estos tipos y algunos ejemplos:
DEFINICIÓN: De acuerdo con el Diccionario de la Real de la Lengua Española definición (lat. definitĭo, -ōnis) es la proposición que expone con claridad y exactitud los caracteres genéricos y diferenciales de algo material o inmaterial. Es la enunciación de las cualidades y caracteres de un objeto. Es un esclarecimiento del significado de un vocablo o del significado de una cosa, en forma breve y completa. Se han distinguido varias clases de definición: nominal, la que expresa el exacto significado de un vocablo; real, la que expresa la esencia específica de una cosa; se formula indicando el género próximo y la diferencia específica. Por ejemplo:
Ricardo Soca define la palabra bicoca así: “Proviene de Bicocca una población italiana al oeste de Milán, y nombre de la batalla que en este lugar libraron franceses y españoles en 1522, era una fortificación pequeña y con poca defensa que fue fácilmente derrotada, por ello pasa hacer en español coloquial “cosa de poca estima y aprecio”. O sinónimo de ganga, cosa apreciable que se adquiere a poca costa, de manera fácil."
EXPLICACIÓN: Es un término que designa la reducción de lo desconocido a lo conocido por medio de la indicación de las notas particulares y conocidas de que consta. En principio fue y continúa siendo sinónimo de definición, que también reduce un objeto a sus elementos, a sus causas necesarias, y, en algunos casos, a una ley general. Dilthey contrapone el explicar al comprender, al tomar el primero como método característico de las ciencias naturales, y el segundo, como propio de las ciencias del espíritu. Ejemplo:
“Desde niño estuve poseído por la extraña certeza de que cada animal es un cuento que se mueve. Creía que los humanos tienen mascotas sobre todo para contárselas mutuamente, para hablar de ellas. Aunque muchas veces también para hablar con ellas.
Yo veía que los niños y los ancianos hablaban muchísimo con los animales. Creía que crecer consistía en olvidar totalmente cómo se habla con ellos, para recuperar muy al final de la vida ese lenguaje de historias que se mueven.
En vez de preguntar el nombre de un animal nuevo para mí, pedía que me contaran su cuento. Y a nadie le parecía extraño. Las lenguas más tímidas se desataban con gusto hablando de sus pericos o de sus gatos. Para mí, un animal sin cuento era tan triste como las personas llenas de prisa que veía pasar por la calle, que parecían venir de ninguna parte y correr hacia ningún lado, todos los días, puntualmente. Un animal sin cuento se reducía en mi estima al nivel de un humano desconocido. Era como uno de esos extraños con los cuales los niños no deberíamos hablar. Aún no sabía descifrar en ellos el misterio, el cuento oculto que cada quien es".[5]
COMPARACIÓN: Es un acto de la razón por el cual se relacionan dos o más cosas con el objeto de encontrar las características comunes, o también las diferencias que les son propias. Igualmente, la comparación es la base conceptual de la teoría matemática de conjuntos, o ley de conjuntos. En filosofía, la comparación ha constituido en muchos casos, y puede constituir una metodología del conocimiento. La ciencia biológica y la física, también, han utilizado esa metodología de la investigación. (Por ello, el comparativo es un término utilizado en filosofía por una parte, por los lógicos tradicionales, para designar el problema por el que se indaga si algo es mayor o menor, mejor o peor, etc.; y por otra, en la lógica de Port-Royal, para aludir a las proposiciones que instituyen una comparación semejante).[6] Por ejejmplo:
“…Abrir las puertas de un gran libro es como entrar en las puertas de una gran ciudad… …De tal manera que podemos ser moradores de Berlín de los tambores de hojalata en unas páginas de Günter Grass…” [7]
ANALOGÍA: Es la relación de semejanza entre dos objetos, sean ellos cosas, ideas o palabras. La analogía puede equivaler a la proporción (cuantitativa o topológica) o a semejanza o similitud de unos carácteres o funciones con otros; existe cuando se predica lo mismo de diversos objetos como expresión de una correspondencia o correlación entre ellos. Ejemplo:
“Es posible que nadie, o que quizá todos, seamos extranjeros en las páginas de un libro[8]
CONCATENACIÓN: Es enlazamiento. Está compuesta por una serie de argumentos que se enlazan unos con (a) otros. Figura que consiste en emplear al principio de dos o más cláusulas o miembros del periodo la última voz del miembro o cláusula inmediatamente anterior.
"Cuando las culturas son soberanas, tienden a ver al otro como el que está afuera, como el que está en la periferia o como el salvaje. Existen culturas cuya actitud frente a las creencias de los otros es mucho menos absoluta que la nuestra. Así mismo, el comportamiento de otras culturas se muestra mucho más tolerante e inflexible ante la expresión de las creencias y conocimientos diferentes de los suyos. Sin embargo, el concepto de mito, tal como en este sentido nosotros lo conocemos, está ligado a la tradición occidental”.[9]
EJEMPLIFICACIÓN: Consiste en la exposición de ejemplos y/o contraejemplos. Anthony Weston en su texto Las Claves de la Argumentación[10]afirma: “Los argumentos mediante ejemplos ofrecen uno o más ejemplos específicos en apoyo de una generalización”
CONTRAPOSICIÓN: Una de las formas de la conversión de la proposición que consiste en negar lo contrario de la proposición controvertida. (Conversión: En la lógica tradicional, forma de sacar un enunciado de otro, mediante el intercambio de la posición de los términos. Generalmente, se realiza cambiando el cuantificador. En la metafísica neoplatónica la conversión se refiere al proceso de retorno de las relaciones emanadas del seno de la unidad orgánica[11].)
Ejemplo: “…Mito es la creencia del otro que no se comparte. Pero, por supuesto, ello supone que no se advierte que uno es otro para el otro…”[12]
SUSTENTACIÓN CON CITAS: Se realiza cuando se toman literalmente las ideas, conceptos y teorías de un autor o una serie de autores. Para ello deben usarse las notas de pie de página. Las notas de pie de página deben tener seis componentes Mínimos:
(1)APELLIDOS y Nombres del Autor. (2) Título de la obra. (3)Ciudad de impresión, (4) nombre de la editorial, (5) año de impresión y (6) número de página.
Ejemplo: “En 1923, Ernest Hemingway declaró: "He descubierto una forma nueva". El famoso escritor se refería a varios textos cortos que había comenzado el año antes y que sólo publicaría un año después, en 1924. Esta forma, denominada "Epífano" por Juan Carlos Botero, es una ficción corta, en prosa, cuyo objetivo principal consiste en rescatar un hecho, un suceso o un instante profundamente significativo, capaz de mostrar, a pesar de su fugacidad, rasgos sobresalientes de la condición humana”[13].
N0tas de pie de página:
[1] En: ABBAGNANO, Nicola. Diccionario de Filosofía. México: Fondo de Cultura Económica, 1997, p.97.
[2] WESTON. Anthony. ¿Por qué argumentar? en: Las Claves de la Argumentación. Barcelona: Ariel, 1994, pp. 12-14.
[3] MORA MONROY, Gloria Esperanza, y otros. La lectura y la escritura como juegos de lenguaje. Bogotá: Javegraf, 2000.
[4] Tomado de: SOCA; Ricardo. La palabra del día [en línea] http://www.elcastellano.org/ (visitado: 28 de marzo del 2006)
[5] RUY SÁNCHEZ, Alberto. Animales con cuento. En: Revista El Malpensante #61. Bogotá: Panamericana Impresiones, 16 marzo-abril 30 del 2005, p. 40.
[6] Íbidem, p.82.
[7] ROCA, Juan Manuel. Bogotá. Revisitada en los libros. Lecturas paradójicas. Bogotá: junio 16-julio 30 de 2006 Nº 71, p. 45.
[8] Ibid, p. 45.
[9] PÁRAMO Guillermo. Mito y ciencia. En Revista Magazín Dominical del Espectador. Bogotá: 1991, p.3.
[10] WESTON, Ob. cit., p. 45.
[11] Martínez Echeverri, Leonor y Hugo Martínez Echeverri. Diccionario de filosofía. Bogotá: Panamericana, 1996, 102 y 103p.
[12] PARAMO, Op. cit.
[13] Tomado de: BOTERO ZEA, Juan Carlos. EPIFANOS. Las semillas del tiempo. Bogotá: Planeta, 1992, contraportada.